Rock & Dogs Playa en Pregoner.es

Rock & Dogs Playa en Pregoner.es

Abierta el pasado 15 de junio, la zona de baño para perros se ha convertido en otro atractivo más para los turistas que llegan a Alicante, a pesar de que este verano ha servido como prueba piloto del proyecto y aún quedan servicios y actividades por desarrollar

TONI GÁREZ (@tonigarez) | MANUEL R. SALA (@olovideo) | ALICANTE – Aunque no sirva para desestacionalizar el turismo, la zona de baño canina sí ha contribuido a diversificar el atractivo turístico de Alicante por excelencia: sus playas. Situada en Agua Amarga, justo antes de Urbanova, la playa para perros se ha convertido este verano en una visita obligada para todos los dueños de mascotas que, hasta este año, debían trasladarse hasta El Campello o Santa Pola para darse un chapuzón.

Preparada con un ‘Pipi Can’, al que se recomienda llevar al animal antes de entrar a bañarse, y un chiringuito donde los perros pueden disfrutar de menús especiales e, incluso, cerveza, la playa ha acogido alrededor de 300 personas cada fin de semana desde su apertura el pasado 15 de junio. Tanto ha llamado la atención, que fue elegida para la grabación de un anuncio de promoción de la última película de animación de Universal Pictures, “Mascotas”.

El endurecimiento de las normativas municipales en las últimas décadas con respecto a la posibilidad de baño de las mascotas en las playas, convirtió algo habitual en un reclamo por parte de dueños de animales. Tanto es así, que son muchas las familias que planifican sus vacaciones en base a visitar lugares donde existan zonas de baño para perros.

Así lo explica el encargado del chiringuito Rock & Dogs, Miguel Martínez, quien cuenta a pregoner.es el caso de una pareja de Zaragoza que dedicó sus días libres a recorrer todas las playas caninas de la costa levantina. Unos turistas viajan desde más lejos aún, como el País Vasco, y otros, como los llegados desde Madrid, cambian su rutina veraniega y se dan un baño con su mascota, en lugar de dejarla encerrada en casa o esconderla entre toallas para no llamar la atención.

Por todo esto, Martínez ha considerado la iniciativa como “un éxito”, a pesar de que este año no haya servido más que como una prueba piloto que ha demostrado funcionar. Para el próximo verano ya tienen en mente poner en marcha actividades para los perros, tales como pádel surf, circuitos o conciertos. 

Cabe recordar que la normativa que se aplica en la playa es la misma que en la zona urbana, por lo que los perros calificados como “peligrosos” deben ir siempre con bozal, y todos los animales, sin excepción, atados dentro del recinto del chiringuito. Cualquier incumplimiento de la legalidad puede suponer el reclamo de los vigilantes, en este caso los trabajadores del chiringuito, a la policía local.

La influencia de la nueva playa ha repercutido incluso en los hoteles más cercanos, situados en la zona de Ciudad de la Luz y la antigua OAMI, ahora EUIPO (Oficina de la Propiedad Intelectual de la Unión Europea). Por ejemplo, fuentes del hotel Ibis han reconocido que se ha notado un incremento, sobre todo de “escapadas de fin de semana”, de personas que se alojan con sus mascotas. Aunque otros establecimientos como el Campanile o el B&B atribuyen este aumento a la época estival y no a la playa en sí misma.

En cualquier caso, lo que cuenta aquí son los animales. Y, viendo como corren, juegan y disfrutan de la naturaleza que se les ha negado durante años, la playa canina ha sido todo un acierto.

 

Vídeo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 3 =